Compra de libros

Como descargar los libros y verlos, online.

Después de pagar por Paypal, debes refrescar mi URL y verás habilitada la opción para abrir el libro (ícono con forma de ojo que tiene la leyenda “Ver la publicación”). Al abrirlo, puedes leerlo (online) y también descárgalo como PDF desde la opción “Descargar” que verás en la parte inferior del libro. Fácil y sencillo, que los disfrutéis.

martes, 2 de enero de 2018

Actua


El Código Civil español data nada más y nada menos que de 1889. Para esta ley, que a lo largo del tiempo ha ido registrando numerosas reformas para modernizarse e irse adaptando en otros aspectos, los animales todavía son considerados “bienes semovientes”, es decir, meras cosas.

España necesita adecuar su Código Civil a la realidad social y legal actual. Por ello, el Observatorio Justicia y Defensa Animal, desde el año 2015, está promoviendo una reforma del Código Civil para que los animales reciban el estatuto jurídico que ya les otorga el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europa que, en su artículo 13, reconoce a los animales como seres sintientes, es decir, seres vivos dotados de sensibilidad.

“Este anacronismo legal ya se ha reformado en otros Códigos Civiles como el catalán, que reconoce expresamente que los animales no son cosas, o el Código Civil francés, austriaco, suizo o alemán, que ya han llevado a cabo la pertinente reforma para cambiar el estatuto jurídico de los animales de “cosas” a “seres vivos dotados de sensibilidad’”, sentencia Nuria Menéndez de Llano, abogada y portavoz del Observatorio.

Con la norma actual, los animales de compañía, por ejemplo, se equiparan con otros bienes de carácter mueble, lo que permite que sean embargados y ejecutados por los acreedores; subastados para liquidar una comunidad de gananciales; o introducidos en lotes y sorteados en supuestos hereditarios.
Es hora de un cambio

La legislación española debe asumir que los animales son seres sintientes con derechos reconocidos y protegidos por ese mismo Ordenamiento Jurídico del que forma parte el Código Civil, y así es como debe amoldar la legislación a la sociedad contemporánea y al reconocimiento, afecto y respeto que se merecen los seres sintientes, con quienes incluso se convive.

La propuesta por la que se insta al Gobierno a reformar el Código Civil para que los animales dejen de ser consideradas cosas, se debatirá finalmente en el Pleno del Congreso del próximo martes, 14 de febrero. La iniciativa, que fue registrada en octubre, ya se ha visto respaldada con el aval de más de 240.000 firmas recogidas a través de Change.org por el Observatorio Justicia y Defensa Animal.

La proposición no de ley reclama, entre otros, una modificación del Código Civil para que los animales de compañía resulten inembargables, absolutamente indivisibles en situaciones de comunidad, e intransferibles en negocios onerosos. Es decir, quiere que se reconozca la naturaleza extrapatrimonial de los animales de compañía.
¡Actúa!

Durante la discusión en el pleno, el próximo día martes 14 de febrero, estaremos recordando a los legisladores que un animal no se parece en nada a una silla o un televisor. Con el hashtag #AnimalesNOsonCosas el Observatorio Justicia y Defensa Animal nos invita a actuar en Twitter y en otras redes sociales, especialmente, desde las 15 hr. de ese día, momento en que se inicia el pleno en el Congreso.

Si aún no has firmado la petición para que los animales dejen de ser considerados cosas, estás a tiempo. Accede a la petición a través de este enlace y comparte con tus amigos y contactos. ¡Hagamos historia por los animales!

domingo, 12 de noviembre de 2017

Ni una más

Ni una más.


Celos, impotencia, posesión, manipulación. Buen coctel para maltratar a otro ser humano. 44 Mujeres, han perdido la vida en lo que llevamos de año, a manos de sus parejas o exparejas y en algunos casos a sus propios hijos. Cada vez, son más jóvenes los maltratadores y sus víctimas. ¿Qué estamos haciendo para erradicar esta lacra? Nada. Giramos la cara y damos gracias al cielo por no ser una de ellas. Que algo falla en esta sociedad, está más que demostrado. Si no somos capaces de empatizar con nuestros semejantes es que algo falla con nosotros mismos. Que la cárcel para un maltratador no es la solución, está más que demostrado, puesto que multiplica la ira y ganas de vengarse, y cuando salga, ira directamente a matar, porque mientras está en la cárcel está pensando como vengarse, en vez de intentar recuperarse. Sería más provechoso invertir en centros de control de la ira y reinserción. Desde que una mujer denuncie, automáticamente sea ingresado, hasta su total recuperación, solo así, se evitara que en el futuro sea demasiado tarde. Lo que sí tenemos todos claro, es que no estamos haciendo las cosas bien y lo que se está haciendo, no funciona, puesto que mueren más mujeres. Ya es hora de cambiar desde los cimientos de las administraciones y ver al maltratador como un enfermo y desde la primera denuncia, intentar ayudarle en vez, de crearle más odio hacía la víctima. 

 Ana Giner Clemente